Diputado, Diego Ibáñez: «No es tiempo de mirar al PC, sino de crecer como Frente Amplio»

El parlamentario de Convergencia Social está por una lista única del Frente Amplio para los próximas elecciones, sin embargo cree que en casos particulares habrá que evaluar alianzas fuera del bloque.

Convergencia Social, el nuevo partido del Frente Amplio, comenzó a dar la discusión sobre cómo afrontar las próximas elecciones municipales, escenario que dejó en evidencia que parte del colectivo ve con buenos ojos una alianza con el Partido Comunista. El diputado Diego Ibáñez, sin embargo, es de quienes miran con lejanía esa opción.

¿Comparte esta idea de pactar con el PC?
Hay un cuadro político muy incierto, una crisis de ideas en la oposición, guerras internas, hay corrupción y la desconfianza crece entonces cualquier alianza hoy debe considerar este concepto. El FA es una coalición con potencialidad, por lo que tenemos que mirar más allá de los convencidos, que debe salir audazmente a ganar terreno en el centro del tablero, entonces hoy si el debate se da en torno a un pragmatismo electoral es pan para hoy y hambre para mañana. Creo que no es tiempo de mirar al PC, sino de crecer como Frente Amplio y como Convergencia Social.

¿Tiene una mirada crítica del PC?
Personalmente tengo críticas al PC por su rol de gobierno, en su rol de administración del Ministerio de Desarrollo Social en su momento sin una mayor crítica a la lógica subsidiaria neoliberal y su rol bisagra en la CUT cuando fue gobierno. Es la misma crítica que le hacemos a los partidos de la Nueva Mayoría. Mientras no se resuelva aquello es difícil tener una alianza sustantiva más allá del papel y ese es un debate que tenemos en el Convergencia Social.

¿Pero ve diferencias entre el PC y el resto de los partidos de la Nueva Mayoría?
Programáticamente tenemos bastante sintonía, pero en la forma de haber ejercido gobierno no veo mucha distancia con los partidos de la Concertación. Acá ha faltado autocrítica por parte de todos.

El PC ha sido cuestionado por su defensa al gobierno de Nicolás Maduro. ¿Usted también es lejano a esa postura?
Ha habido voces diversas dentro del PC, no me atrevería a afirmar de que institucionalmente estar a favor de Nicolás Maduro o en contra, a mí me gustaría escuchar sí que son innegables las violaciones a los derechos humanos, sea de grupos policiales como paramilitares opositores.  Es innegable que hoy existen violaciones a los DD.HH. y espero que cualquier fuerza de izquierda progresista hoy se ponga de la vereda de quienes están sufriendo. La única salida es política, apoyando los diálogos.

¿Cuáles deberían ser las fórmulas para las alianzas electorales?
Para estas municipales voy por una lista única nacional del FA en alianza con movimientos locales. El FA si pretende seguir representando intereses sociales mayoritarios hoy necesita madurar, necesita convertirse en un espacio mucho más amplio y mucho más territorializado y menos parlamentarizado y eso implica una alianza con movimientos locales ciudadanos.

¿Y hay espacio para casos particulares?
Con partidos fuera del FA, se analizará caso a caso, comuna por comuna, porque ante la descomposición de las fuerzas tradicionales hoy no existe una homogeneidad sobre la cual puedas construir una alianza sustentable. Sabemos que hay gente corrupta, pero hay gente también con sanas convicciones y lo que no estamos disponibles es revivir muertos ni menos corruptos porque debe existir renovación y para ellos hoy necesitamos analizar caso a caso, liderazgo a liderazgo las apuestas que tomaremos para no hipotecar nuestra potencialidad y nuestra fuerza local.

En el caso de gobernadores regionales quizás el escenario diferente que si la centroizquierda no va unida, la derecha se podría quedar con gran parte de las regiones. ¿Cómo ve esa elección en particular?
Hoy en la oposición no hay una homogeneidad, hay oposiciones y hay proyectos distintos y es sano que esos proyectos, en caso de tener que construir una mayoría, vayan a primaria y que articulen la mayor cantidad de actores en función de una idea común. Que no sea en base a antagonizar con la derecha que eso es el fracaso que ha tenido la centroizquierda durante la transición. En el Congreso nos hemos dado cuenta que no basta hoy llegar a un cargo político si es que la idea es cambiar las cosas, si es que no tenemos una mayoría política y social que nos respalde, va a ser lo mismo en el caso de los gobernadores. Es urgente generar un espacio de unidad regional para afrontar este desafío, pero que va ser un escenario región a región, caso a caso.

Primarias sería la fórmula.
Sí claro, primarias.

¿Y cómo ve ese escenario para el Frente Amplio? ¿Tienen candidatos competitivos?
Hay varios liderazgos locales. Si bien al Frente Amplio le falta territorialización, creo que hay una incertidumbre en el cuadro político donde podríamos apostar a grande y ganar. Nadie daba un peso por el Frente Amplio en la Quinta Región y dimos la sorpresa. Por tanto, yo no reduciría el análisis a un pragmatismo de calculadora, sino que aportaría a articular diversos movimientos locales, construir una ética ciudadana y salir a disputarlo todo. Para eso el FA tiene que salir del Congreso y construir más allá de las fronteras propias del FA.

¿Está muy parlamentarizado el Frente Amplio?
Diría que ha perdido épica precisamente por la parlamentarización, pero estamos a tiempo de revertir en este primer Congreso del Frente Amplio una lógica de trabajo, una cultura, que convoque a una ciudadanía que hoy no se siente representada por nada. Si no llegamos a ese ciudadano que no siente confianza en la política tradicional, mediante un ejercicio cotidiano, la verdad es que estaríamos en un problema mayor.

Beatriz Sánchez es el nombre que más suena tanto para gobernadora regional como presidenciable. ¿Cómo la ve usted?
Como Frente Amplio no queremos llegar a la presidencia para hacer un bonito recuerdo, sino para tener fuerza real para construir esa sociedad de cuidados y de derechos que Chile necesita. Para eso el trabajo en regiones debe ser una prioridad. A mí me seduce bastante la idea de que Beatriz Sánchez pueda apostar  una gobernación regional porque le daría un sentido territorializado a la política y también una experiencia concreta de ejercicio del poder antes de llegar a una presidencial. De todas formas ella es la mejor carta que tiene el FA para disputar las presidenciales, y dependerá de ella y el debate colectivo las resoluciones que tomemos.

Si Beatriz Sánchez postula a gobernadora regional, ¿el Frente Amplio tiene otras cartas para asumir una carrera presidencial?
Hay varias personas a las que le gustaría representar al Frente Amplio en las presidenciales, y será un debate abierto, colectivo. Ese proceso podría servir para instalar nuevos liderazgos que hoy no sean tan conocidos o revitalizar y fortalecer liderazgos que ya están instalados. Pero hoy no hay un liderazgo posicionado como Beatriz, eso es claro.

Fuente: La Tercera.com